domingo, 19 de octubre de 2014

La bruja de Narnia


Quiero que se termine el reinado de Jadis.
¡Que acabe ya la maldad de la Bruja Blanca!
Ella pretende sumergir por siglos y siglos a Narnia
En un desolado invierno de nunca acabar.

La Bruja Blanca no tiene piedad alguna
Su hermosa figura se vuelve tenebrosa
Con su gesto de orgullo, de arrogancia absoluta
Su fría mirada te paralizará.

Ella llama traidores a las hijas de Eva y a los hijos de Adán
Y a todo ser que no le rinde pleitesía
De un sólo conjuro los vuelve
De fría roca de hielo, inertes y mudos

No sé a qué se parece
Pero creo que hay muchas cosas de la vida
Que parecen buenas, y son temibles
O parecen malas, pero son de la piedad

La Bruja Blanca es hermosa
Ella tienta a los seres con sus delicias turcas
Y después paraliza a sus enemigos
Con ráfaga de hielo mortal

Su huella y daño son lamentables
Acá están los vestigios de su ligero paso
Lo que ayer fue vida, hermosos seres palpitantes
Se han vuelto de roca y escarcha, inmóviles por siempre.

Mas, ¿por qué digo "por siempre"?
No le demos el triunfo anticipado a la desesperanza
Aslán el León, el Rey ya viene, bruja,
Tus días están contados, ¡se termina el invierno en Narnia!



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comentarios son bien recibidos!

Sería más fácil callarlo...

...pero sería lo más mezquino también. Me he topado con el referente más alto de amor que conozco... ¿cómo se entiende el amor sin compartirlo?